yahoraque

Ideas, tecnologia, contenidos y estrategias para ser creativos en los social media.
Subscribe | Log in

Meme: ¿Una buena idea se vende sola?

Siempre he pensado que una buena idea que no se puede contar es que no es una buena idea. Porque las buenas ideas surgen de tener mil ideas enrevesadas, de un cúmulo de ideas más complejas que al final eres capaz de depurar y llega el momento en que dices: “Eureka“. Es el instante en que no sólo tienes la idea sencilla, es además, cuando sabes formulártela a ti mismo de una manera esencial, clara y brillante, como lo es la idea.

Desde el día en que un homínido comenzó a contarse sus propios pensamientos para entenderlos, la comunicación y el lenguaje son la base de todo planteamiento, de toda idea ejecutable y universal.

Por eso es un error infravalorar ese proceso creativo: el de contar las ideas,verbalizarlas, ponerlas en común, pintarlas una y otra vez con todos los implicados, discutirlas para que la nebulosa se haga materia… antes de ponerse a producir sin demasiado sentido. Pero dedicaré un post a este tema. Las que lo valoran se llaman apple, google, desigual, CMW,  fabrica… y toda esa legión de freelances que convierten el ROI en un milagro.

Pero vamos más allá. En una economía de mercado, además de contarla, hay un peldaño más para llevarla a cabo: el que la escucha y debe apostar por ella.  Y ahí, tus claves son:

  1. Que la entienda.
  2. Que le sea útil.
  3. Que le enamore para que se implique.

Voy a poner un ejemplo:

Una buena idea: el chupachups. Una idea a la que  fue realmente complicado llegar: desde que los primeros caramelos de azúcar con sabores aparecieran en Egipto, allá por el 2000 antes de Cristo, hasta el siglo XX, no se le había ocurrido a nadie. “Pongo un palo en un caramelo redondo para que le dure más a los niños y además no se manchen”. Se cuenta sola ¿No? Pero ¿A quién y cómo se la cuento?

  • Si en frente tengo al de producción, deberé decirle: “Bueno y además es muy fácil, porque cuando el caramelo está fundido, meterle un palo está tirado. Sólo necesitas un molde perforado y un operario que lo introduzca”.
  • Si se la cuento al de compras, deberé decirle: “Además, fíjate, la máquina del molde es muy barata, te la traigo yo si hace falta. Y ahora, el conglomerado de madera es muy barato (desde la caida del caucho de algo tienen que vivir los madereros) y lo puedes producir tú mismo. Amortizas la maquinaria en 2 años.”
  • Si se la cuento al de marketing, deberé decirle: “Fíjate lo fácil que es venderselo a la madre, que es la que compra los caramelos (tu target), como bien sabes: El niño no se mancha y a ella, en el fondo, le sale más barato, porque un chupachups por 20 céntimos le dura lo que le dura al niño un paquete de 20 caramelos de 1 peseta gorda y, encima  tu margen se dispara, campeón, porque vendes el caramelo a 20 céntimos y no por 5″.
  • Y si el nombre es bueno, tanto que la gente un día formará parte del diccionario, mejor. Ya vendrá luego Dalí a diseñarte el logotipo y a tocarte el las pelotas un rato, pero si eso sirve para poner tu logo en el Moma, pues adelante.

Y el último gran paso, si mi producto es un producto de comunicación y venta, la presentación de mi idea debe ser redonda, porque es mi primera imagen, la presentación de mi mismo, la forma de que me quede en el top of mind del día del cliente. Es la forma que tengo de demostrarle de que si él ha visto en mi buena idea una idea que ha entendido a la primera, que le es útil y que, además, le ha emocionado, seré capaz de que su target también lo haga.

Cualquier agencia que no sea capaz de vender a sus clientes un buen producto de comunicación no puede asegurarle que sabrá vendérselo a su target.

Todo esto puede sonar a obviedades más o menos lógicas, como las buenas ideas. Y no basta con esto, por supuesto, existen técnicas, procesos como los que conté antes, recursos, sistemas, titulares, tener en cuenta que las piezas que se presentan no son las que irán directamente  a producción sino un elemento del guión, conocer al cliente (ese al que siempre suelo caer muy bien precisamente porque soy consciente de que él es mi público no sólo el consumidor o el usuario) … Ser freelance en tiempos de crisis es un buen impulso para todo ello. Pero si quieres verlo en acción, este blog es un buen comienzo para que nos pongamos en contacto.

De momento se lo paso a la persona que me formuló la pregunta, él sabrá hacerlo llegar al resto: luis de redecora tu vida. Y añado a otro desarrollador interacreativo, creo que sus opiniones, las del otro lado, son realmente interesantes: Álex, el electroduende.

9 Responses to “Meme: ¿Una buena idea se vende sola?”

  1. i want to believe.... says:

    cuantas ideas buenas se me habrán quedado por los malditos nervios…..

  2. Luis says:

    Los nervios o la presión. Siempre hay demasiadas ganas de ejecutar, olvidando que el tiempo que destinas a la preproducción es el mismo que ahorras en producción y el producto sale redondo. Y ya de paso, involucras a las partes y te ahorras el espectáculo de ver a un equipo descoordinado, sin caminos claros, cooriendo de un sitio para otro como pollos sin cabeza, pegando palos de ciego y a ellos les ahorras la desmotivación, la frustración y el desencanto.

  3. Carlos says:

    Una buena pregunta, pero tú has dado una magnifica respuesta.
    Creo que en esa respuesta has puesto el compendio de la buena información no de una brillante presentación que a lo peor no comunica nada
    Vamos, puro sentido común ( el que menos se aplica )
    El desarrollo del tema lo veo muy equilibrado y suficientemente explicito.
    No hace falta añadir más.
    Como debe ser una buena comunicación
    Las Empresas o mejor sus dirigentes deben darse cuenta que el gran reto está en comunicar correctamente a su cliente qué es lo que hacen.

  4. Luis says:

    Muchas gracias Carlos, un honor tener un comentario tuyo. A ver si empezamos a ver tus post para hacer lo mismo.
    Efectivamente, y más si eres una agencia a la que, a veces, le encargarán que seas tú quien cuente el producto o la empresa de otro.

  5. Luis, parece que tienes deshabilitados los trackbacks en tu blog, o quizás el mío aún está atravesando el ancho mundo de la red para llegar a tu blog si es que lo tienes en Taiwán ;).
    Abrazo

  6. Miguel says:

    Una buena idea es la que se te ocurre y la trabaja otro llevandote tu los beneficios. ¿no?

  7. Meme ¿ una buena idea se vende sola?…

    Me llega otro meme, esta vez de Luis, el de yahoraque, y que suena un poquito a venganza por cierto.
    La primera duda, antes de nada, es ¿qué es una buena idea? Como se dice siempre, para gustos están los colores. La función del pintor sería elegir…

  8. Luis says:

    Hombre miguel, y bienvenido al blog, lo normal es que la idea la tengas y la trabajes tú y otro, que a veces no es el que más ayuda, se quede el margen de beneficio.

  9. Luis says:

    Bueno, veo que hay puntos en común.
    Muy interesante lo que sucede en el proceso.
    De manera simple a un lado tienes un cliente (target de tu proyecto) con sus necesidades, su manera de ser, su estilo de vida, sus objetivos…
    Al otro tienes a su target (el target de la acción o de la idea) y tiene sus necesidades, sus estilos de vida, sus obejtivos…
    A los dos tienes que serle útil y a los dos debes saber contárselo.
    En medio, un equipo que tiene que dar con la idea, enriquecerla, depurarla y hacer que sea útil a los dos extremos de ese equipo.
    Si la idea es discutida, valorada, cuestionada y crece, supera y se amolda en ese proceso desde todo los puntos de vista.

    Por eso es fundamental que ese equipo esté bien conformado y tenga todos los puntos de vista necesarios para que la idea no haga aguas desde ninguna perspectiva. Creo que los roles son los siguientes. Y cuando hablo de roles, hablo de perspectivas:
    a) Un punto de vista estratégico. Alguien que ponga esa acción en su sitio, que ponga la idea en un contexto concreto, el de la campaña, el del mercado, el del cliente, el del target… A veces una buena idea fuera de sitio se va a la mierda.
    b) Un punto de vista creativo. No basta con hacer una aplicación, una web… tiene que tener alma y comunicarla. Partir de un concepto. He visto muchas grandes ideas que no se encuentran, que están perdidas en una navegación obtusa (y participar en la navegación es un deber no siempre aceptado por los creativos) pero es el guión de la historia y cuando no se hace desde ese punto de vista, las acciones se quedan perdidas, es como una peli con un mal guión y no esas no las salvan ni los efectos especiales.
    c) Un punto de vista técnico: Las ideas hay que hacerlas. No basta con concebir un cuadro, hay que pintarlo y así con cualquier obra y cuando coges los pinceles, el cuadro por las propias necesidades técnicas, se empieza a pintar solo mejorando la idea inicial. Muchas veces las mejores ideas nacen del lado técnico. Cuando llega un técnico y te dice “Mira esto como mola, que útil es”. Muchos creativos miran con cara de anormal y directamente siguen con lo suyo. En un equipo completo, lo suyo es que el creativo diga “Joder, espera, porque esto encaja de puta madre con el alma de la acción, de la marca, del mensaje, pero para eso, debemos hacer tal o cual…” darle contenido. Y el estratega te lo coloca dentro del contexto, le da una utilidad en un calendario.
    d) Un punto de vista de diseño, el alma y el concepto se pinta, en internet lo visual puede, como puede la funcionalidad, que los mensajes lleguen claros, que todo esté donde debe estar, que, en definitiva, el bicho tenga alma y se vea. En internet muchas veces la falta de un punto de vista creativo hace que muchas ideas se vean bonitas, pero no digan nada. Detrás de un buen cuadro siempre hay un concepto claro y un mensaje que lanzar.
    e) Y un punto de vista de conocimiento del cliente De sus necesidades, de como escucha… Al igual que nos lo planteamos con el target.
    Y no hace falta más. Podemos tirar de consultores, de especialistas de mercado y tendencias, pero a modo de documentación. Las conclusiones las debemos sacar nosotros, no ellos, están fuera de contexto y su negocio no es el nuestro. Saben de lo que hablan, pero de publicidad y comunicación publicitaria no tienen ni puta idea, porque no es ni su cometido ni su obligación. Si dejamos la articulación de nuestra idea en sus manos, estamos perdidos.

    Con esos puntos de vista, cuando se llega a una conclusión, es muy difícil que esa idea no esté bien cimentada. Podremos defenderla desde todos los puntos de vista posibles en este negocio.
    ¿Basta ya con eso? NO.
    Ahora hay que contarla. Contarlo adaptándonos a nuestro target con el fin de vender (que compren) es la esencia de nuestro negocio, de la publicidad: contar a alguien para vender. Nos guste o no, nos parezca más o menos ético, pero la publicidad es eso.
    Así que esa idea cojonuda que ayudará a que nuestro cliente venda, se la debemos vender a él.
    Para eso necesitamos contar, argumentar, alucinarlo, darle su parte emocional que haga WOW y su parte racional, que vea que funciona y puedes argumetárselo.
    El project de venta es una pieza en sí misma. Y tiene su técnicas (no más de media hora, equilibrio, elegir bein los pantallazos, escenificar, saber cuando meter el wow y cuando los argumentos racionales…) Vamos, pero que el que quiera saberlas que me llame jajajaajaja.
    Y, como digo, si la idea funciona desde los puntos de vista fundamentales estamos evitando que la decisión del cliente sea sólo una cuestión de me gusta, no me gusta y será más fácil explicarles porque determinadas cosas o peticiones se cargan el castillo y, si se empeña será muy fácil decirle que de acuerdo y que su “innovación” la podamos meter en el sitio que no desmonte el espíritu de la idea.
    Y después, después vendrán los presupuestos y la fase proyecto bajado a tierra. Aquí el project manager de venta deberá legar el testigo y el cetro.

Leave a Reply