yahoraque

Ideas, tecnologia, contenidos y estrategias para ser creativos en los social media.
Subscribe | Log in

Creative commons II: ¿El fin de la piratería?

En este ejemplo contando de manera muy sencilla, vemos como la aparición de los nuevos dispositivos digitales y las nuevas tecnologías han cambiado de las conductas de consumo de contenidos creativos, no tanto las obras o de su narrativa. El público consumen un volumen de contenidos audiovisuales mucho mayor que hace 5 años, como nunca antes se había hecho. Lo que cambia, irremediablemente, es el modelo de negocio para monetizar esos contenidos. Especialmente si tenemos en cuenta que los nuevos soportes y canales de distribución generan automáticamente la piratería. El consumidor se ha acostumbrado a no pagar por ver.

Para los creadores publicitarios el consumo masivo de contenidos en los nuevos soportes son una garantía de presencia, notoriedad y de vida y supervivencia en el tiempo de la obra. Es lo que permite la viralidad siempre que la obra sea buena, guste. Solamente deberemos adaptarnos a los nuevos gustos, tiempos narrativos, técnicas y tecnologías para poder llegar al mayor número de gente que pertenezca al target de nuestro cliente. Y no pensemos que se está haciendo bien, youtube es un gran cementerio de virales. En ese sentido, los planificadores deberán empezar a cambia su inmovilismo y buscar, junto a los canales de difusión de contenidos, nuevas fórmulas o viejas fórmulas como la publicidad de spottyfy (que no deja de ser una radio a la carta) con sus tradicionales cuñas publicitarias. Y en este caso, tampoco se está haciendo bien, la industria publicitariade las grandes agencias con las estructuras empresariales tradicionales, se ha vuelto igual de inmovilista que sus grandes clientes.

Pero a quién esta afectando es la industria de producción y comercialización de contenidos, afectada entre cosas por la piratería, y no la del top manta, si no la que permite las bajadas gratuitas de contenidos en canales llenos de publicidad y el streaming. Es un batalla perdida a la que sólo una legislación o un política de canons pueden poner una tirita, la tecnología en internet siempre irá por delante. Una tirita que es muchos casos rozará la ilegalidad o atentará contra muchos de los derechos contemplados en las constituciones democráticas.

Una solución puede ser que los productores de contenidos posean los canales de difusión y distribución de las obras y las exploten publicitariamente. Ejemplos como modelinia un canal de televisión on line perfectamente adaptado a los modos de consumo de internet, o casos como el que usó la FOX con bittorrent en el permitía las descargas de sus series en primicia y a alta velocidad incluyendo publicidad de tipo faldones e interrupciones muy breves para spots. En ese sentido, las cadenas, pueden encontrar una salida, puesto que la difusión de sus series y publicidad, en internet, es potencialmente muy superior a la de la televisión por cable.

Pero lo tienen más crudo los que se dedican al cine y al DVD. En ese negocio, el número de intermediarios es mucho mayor y el soporte mucho más caro. Un soporte (carátula, plastificado, envoltorio, negociación con los intermediarios de la distribución como grandes almacenes…) encarece el producto. Quizá la fórmula es darle un valor real a todo ese coste: las piezas de colección, los objetos por los que sí se está dispuesto a pagar: camisetas de la serie, firmas de los principales actores, merchand o versiones para coleccionistas. Las salas, por otra parte, deberían hacer valer su valor diferencia en la forma de consumo, dar un valor añadido y buscar líenas de negocio nuevas como la de convertirse por ejemplo en difusores y vendedores de merchand y, desde luego, plantearse nuevas formas de monetización de sus instalaciones como centros de reuniones, eventos, etc… No olvidemos que el mayor enemigo de una sala céntrica en cualquier ciudad es el dinero que puede poner encima de la mesa un Zara o un H&M por el local.

Hay otra salida, una que favorece especialmente al creador, no a los intermediarios, y es la la salida que propone en este vídeo: las creative commons. Puesto que con ese tipo de licencias, nadie necesitará piratear contenidos. Y si algo deja de tener sentido, desaparece.
¿Abrimos el debate?

Ver también:

Creative commons I: Sentido y filosofía.

Leave a Reply