yahoraque

Ideas, tecnologia, contenidos y estrategias para ser creativos en los social media.
Subscribe | Log in

Posts Tagged ‘copyleft’

Cómo conseguir que el usuario haga contenidos cuando se lo pides: Life in a day y GTFO.

Es sencillo:

A) Pidiendo que hagan lo que ya hacen y tú adaptes tus valores de maca a ellos.

B) Ofreciéndoles la oportunidad de formar parte de algo grande que no es únicamente tu marca o la idea creativa de una agencia, como una película.

C) Motivando: Con un premio, por ejemplo,  pero mucho mejor, dale un escenario y colaborar en su carrera profesional, vocacional o ayúdale a acelerar el primer millón de visualizaciones de sus 2 minutos de gloria en la red.

Conclusión: tú eres un facilitador, como mucho el director y coordinador de orquesta: No eres ni el creador ni el protagonista. Y eso genera amor, mucho amor y colaboración.

Co-dirige una película con Ridley Scott y Kevin McDonald: Life in a day

Vía adn: El  24 de julio cualquier usuario de la comunidad de vídeos onlineYouTube podrá grabar y subir a la red una secuencia de su vida, en la que refleje un momento relacionado con el amor o con el miedo, y verla incluida en la película La vida en un día, que dirigirán Ridley Scott y Kevin Macdonald.

La película, que se estrenará en el Festival de cine independiente de Sundance de 2011, es un experimento “global histórico”, según explica YouTube en un comunicado, al que animan a participar a todos los internautas para enseñar a las generaciones futuras “cómo era la vida en el mundo el 24 de julio de 2010″.

Los usuarios cuyas secuencias se incluyan en la película definitiva aparecerán como co-directores de la misma, y 20 de esos colaboradores viajarán a Park City (Utah, Estados Unidos) en enero de 2011 para asistir al estreno mundial de la cinta en Sundance.

Participa con los vídeos que ya has grabado: GTFO, Great Talent Fantastic or Otherwise, la parodia de life in a day.

Si de algo está plagado youtube es de vídeos de gente que demuestra tener un talento innato y entrenado para acometer actos tan sorprendentes como estúpidos (comerse tropecientas mil salchichas, tocar la gaita sobre un monociclo, etc…) Así que Neatorama, una plataforma de blogs geek-freakes y heavy users de redes sociales, ha decidido pedir a todos ellos que incluyan sus vídeos en un concurso. Los participantes además de optar a un lote de productos tecnológicos de los sponsors podrán aprovecharse de la repercusión mediática y viral de Neatorama, multiplicando las visualizaciones y popularidad de sus tonterías de no más de 2 minutos. Y de una forma terriblemente sencilla: Nada de subir vídeos a web con inmensos servidores, nada de eso: Pon GTFO en el título de tu vídeo en youtube, etiquétalo y listo para que Neatorama lo incluya en su blog dentro de la etiqueta GTFO y que los usuarios voten.

Para añadir más interés a su propuesta, Neatorama ha organizado su final para la misma fecha de Life in a Day convirtiéndose en una respuesta del “frikismo” contra la seria y cultural propuesta de Life in a Day.


“Everybody is ugly”. Guerra al photoshop y a las fábricas de belleza.

Ahora que se ha reactivado el debate de la belleza real, tan bien gestionado por Dove, ante el caso  de retoque imposible de Ralph Lauren y que recoge el excepcional blog Photoshop Disaster, muchas publicaciones se han alineado en una guerra contra el retoque.

Algunas publicaciones han optado por advertir a sus lectores sobre las fotografías que llevan retoque, y otras van más allá en sus postulados y acciones. La cabecera alemana Briggitte,  no sólo ha anulado la manipulación digital, si no que además ha anunciado que a partir del año que viene dejará de emplear modelos “profesionales” y sólo ilustrará sus artículos con modelos “amateur” escogidas por su estilo o talento.

Algo que vienen haciendo marcas como Levi’s con sus coolhunters a pie de calle o comunidades como la interesante Chictopia, en el que lo que se valora es el estilo personal de sus miembros al combinar bisutería y moda barata de cadenas como H&M, tiendas de segunda manoo tesoros del armario de su madre. Los propios usuarios , consumidores, votan, comentan y se hacen fans impulsando las posiciones de las trendsetter más seguidas. Chictopia deja aún más clara su revuelta contra los patrones impuestos por el  starsystem de la belleza con su sección “Everybody is ugly”, aupada por el recurrente y ocurrente aforismo de Oscar Wilde “La moda es algo tan feo que tenemos que renovarlo cada seis meses“.

Lo que está claro es que se tiende a una “desprofesionalización” de la industruia de la moda en cuanto a modelos se refiere. Al igual que el porno casero ha desbancado al porno de lujo.

Al margen de los principios éticos que cimentan estas inciativas, es evidente que detrás siguen estando estrategias de mercado, como el acercamiento al target, un giro en la comunicación, el marketing puro y duro y el abaratameinto que supone la ruptura con el carísimo y parasitario mainstraim de la moda con su legión de agencias e intermediarios.

Tiempos de crisis, nuevos cambios de timón, pero no de embarcación. Las marcas se adaptan, pero no se hunden. Aunque esta vez queda claro, que quienes marcan tendencia no son  las marcas:  Ahora “cazan” o se convierten en mecenas, para seguir siendo quienes eligen lo que se llevará o no. El peso creativo , sin embargo, queda en manos de los creadores de calle y todo nos parece más real, más cercano y, aunque los valores sigan siendo igual de frívolos (moda y belleza externa), las metas parecen más sencillas y posibles, menos frustantes. Y eso, por el momento, vende más: Aspiracional, sí, fácil de conseguir, también.


Creative commons III: La película creative commons.

Termina aquí la serie sobre las creative commons: Creative commons II: ¿El fin de la piratería? y Creative commons I: Sentido y filosofía.
Los ideadores de la película El Cosmonauta son los primeros en aplicar el cuento de las creative commons a su creación: “Bájate todo el material de la película y úsalo como quieras”. Puedes bajarlo TODO (incluido el guión) reeditarla, modificar el merchand gráfico, invertir en ella, co-producirla…
La filosofía se aplica también a los productos relacionados con la película: Tienen, por ejemplo tienda de camisetas, que puedes comprar y recibir en domicilio, pero si prefieres imprimírtela tú, el diseño es gratis: es justo, si haces publicidad de su web allá donde vayas.

Está claro que piratear esta película no tiene sentido alguno, pero ¿será rentable? ¿será una obra bien definida? Evidentemente, su producción no dependerá de subvenciones o de las productoras. El éxito de su difusión no estará ligado exclusivamente de los canales de distribución, ni los contratos con cadenas de televisión, ni de su proyección de cines. Simplemente de que sea del gusto del espectador y desee compartirla (que no es fácil).


Creative commons II: ¿El fin de la piratería?

En este ejemplo contando de manera muy sencilla, vemos como la aparición de los nuevos dispositivos digitales y las nuevas tecnologías han cambiado de las conductas de consumo de contenidos creativos, no tanto las obras o de su narrativa. El público consumen un volumen de contenidos audiovisuales mucho mayor que hace 5 años, como nunca antes se había hecho. Lo que cambia, irremediablemente, es el modelo de negocio para monetizar esos contenidos. Especialmente si tenemos en cuenta que los nuevos soportes y canales de distribución generan automáticamente la piratería. El consumidor se ha acostumbrado a no pagar por ver.

Para los creadores publicitarios el consumo masivo de contenidos en los nuevos soportes son una garantía de presencia, notoriedad y de vida y supervivencia en el tiempo de la obra. Es lo que permite la viralidad siempre que la obra sea buena, guste. Solamente deberemos adaptarnos a los nuevos gustos, tiempos narrativos, técnicas y tecnologías para poder llegar al mayor número de gente que pertenezca al target de nuestro cliente. Y no pensemos que se está haciendo bien, youtube es un gran cementerio de virales. En ese sentido, los planificadores deberán empezar a cambia su inmovilismo y buscar, junto a los canales de difusión de contenidos, nuevas fórmulas o viejas fórmulas como la publicidad de spottyfy (que no deja de ser una radio a la carta) con sus tradicionales cuñas publicitarias. Y en este caso, tampoco se está haciendo bien, la industria publicitariade las grandes agencias con las estructuras empresariales tradicionales, se ha vuelto igual de inmovilista que sus grandes clientes.

Pero a quién esta afectando es la industria de producción y comercialización de contenidos, afectada entre cosas por la piratería, y no la del top manta, si no la que permite las bajadas gratuitas de contenidos en canales llenos de publicidad y el streaming. Es un batalla perdida a la que sólo una legislación o un política de canons pueden poner una tirita, la tecnología en internet siempre irá por delante. Una tirita que es muchos casos rozará la ilegalidad o atentará contra muchos de los derechos contemplados en las constituciones democráticas.

Una solución puede ser que los productores de contenidos posean los canales de difusión y distribución de las obras y las exploten publicitariamente. Ejemplos como modelinia un canal de televisión on line perfectamente adaptado a los modos de consumo de internet, o casos como el que usó la FOX con bittorrent en el permitía las descargas de sus series en primicia y a alta velocidad incluyendo publicidad de tipo faldones e interrupciones muy breves para spots. En ese sentido, las cadenas, pueden encontrar una salida, puesto que la difusión de sus series y publicidad, en internet, es potencialmente muy superior a la de la televisión por cable.

Pero lo tienen más crudo los que se dedican al cine y al DVD. En ese negocio, el número de intermediarios es mucho mayor y el soporte mucho más caro. Un soporte (carátula, plastificado, envoltorio, negociación con los intermediarios de la distribución como grandes almacenes…) encarece el producto. Quizá la fórmula es darle un valor real a todo ese coste: las piezas de colección, los objetos por los que sí se está dispuesto a pagar: camisetas de la serie, firmas de los principales actores, merchand o versiones para coleccionistas. Las salas, por otra parte, deberían hacer valer su valor diferencia en la forma de consumo, dar un valor añadido y buscar líenas de negocio nuevas como la de convertirse por ejemplo en difusores y vendedores de merchand y, desde luego, plantearse nuevas formas de monetización de sus instalaciones como centros de reuniones, eventos, etc… No olvidemos que el mayor enemigo de una sala céntrica en cualquier ciudad es el dinero que puede poner encima de la mesa un Zara o un H&M por el local.

Hay otra salida, una que favorece especialmente al creador, no a los intermediarios, y es la la salida que propone en este vídeo: las creative commons. Puesto que con ese tipo de licencias, nadie necesitará piratear contenidos. Y si algo deja de tener sentido, desaparece.
¿Abrimos el debate?

Ver también:

Creative commons I: Sentido y filosofía.


Creative commons I: Sentido y filosofía.

Así de sencillo se explica creative commons VS copyright. Evidentemente, los autores son partidarios de las CC, pero es cierto que sus argumentos son convincentes, provienen de la reflexión y de la acción, en breve, les dedicaré un post. Porque inicio aquí una serie de post sobre los creative commons.

Este es el informativo, pronto, las reflexiones, os hago un teaser en toda regla: Creative Commons II. ¿Tiene sentido la piratería en un mundo de creative commons?, Creative Commons III. Una película creative commons.